IDNI Blog

  • De Agoras a TML

    Ohad Asor Publicado el 12 de marzo de 2018, a las 6:30 PM

    En la última publicación del blog pasamos por nuestras cinco etapas en orden ascendente cronológica y conceptualmente: lenguaje, conocimiento, discusión, colaboración, cambio y mercado del conocimiento. Los primeros cinco pasos son sobre la creación de una sociedad del conocimiento, desde allí, podemos construir una economía del conocimiento encima. En este post vamos hacia atrás: consideramos lo que queremos decir con economía del conocimiento y qué se requiere para que eso suceda, y bajamos por la jerarquía hasta el lenguaje.

    Para hacer las ideas más concretas, consideremos un motor de búsqueda descentralizado, que fue uno de los objetivos de Agoras que luego se generalizó en el concepto de economía del conocimiento. Google tiene ~ 1M de servidores físicos que necesitan rastrear, indexar y buscar en Internet. No sé cómo de grandes son sus bases de datos, pero deben ser enormes. Por lo tanto, para tener todo el Internet indexado y poder buscarlo, uno necesita enormes cantidades de poder de cómputo y almacenamiento de datos. En una red descentralizada con un motor de búsqueda descentralizado, ¿quién va a pagar por eso?

    La tarea de mantener un motor de búsqueda web depende de datos "físicos": datos que son completamente desconocidos hasta que alguien ingresa a Internet y los descubre. Por lo tanto, dicha tarea no puede ser completamente infundada, ya que no se puede probar que descargaron e indexaron en el motor de búsqueda los datos correctos y no los modificaron, reemplazaron u omitieron. Pero a pesar de que este problema no es completamente solucionable, todavía se puede resolver en cierta medida probabilística, con riesgos que pueden reducirse arbitrariamente, teóricamente. No cubriremos todo este tema ahora, pero lo hicimos con los materiales de Zennet, cf. p.ej. http://zennet.sc/about o más documentos en el hilo bitcointalk de Zennet. Mi fórmula de fijación de precios aparece en http://zennet.sc/zennetpricing.pdf, que elimina el riesgo de manipulación de precios, un riesgo que puede explotarse significativamente. Otra forma de verificar probabilísticamente los cálculos no verificables es calcular lo mismo más de una vez (escogiendo aleatoriamente más proveedores), por lo que aumentar el costo de forma lineal disminuye el riesgo de forma exponencial (por ejemplo, x10 mayores rendimientos de costos, equivale a ^10 menos riesgo).

    Por lo tanto, tener un motor de búsqueda descentralizado requiere capacidades tipo Zennet, la capacidad de rentar (y alquilar) recursos computacionales, bajo un riesgo aceptable en términos del usuario (en función del costo). Nuestro mercado de conocimiento seguramente requerirá tales capacidades, y por lo tanto es uno de los tres ingredientes principales de Agoras. Pero continuemos: digamos que tenemos mercado de alquiler de hardware, ¿qué hay detrás de un motor de búsqueda descentralizado?

    Un motor de búsqueda web se compone de usuarios y los que lo mantienen. Los usuarios proporcionan consultas de búsqueda, y los proveedores responden las consultas rápidamente, y para hacerlo rápidamente deben tener toda la web indexada y almacenada. Naturalmente, los usuarios tienen que pagar a los que mantienen un pago que depende de la cantidad de uso y el costo de mantenimiento.

    Pero en una red descentralizada, los usuarios y los que mantienen son en realidad la misma entidad. Para mantener la red, todo lo que uno tiene que hacer es ejecutar el cliente y, por lo tanto, participar en la indexación y la búsqueda. Un usuario puede realizar una cierta cantidad de consultas por día, mientras que su computadora puede responder otra cantidad determinada de consultas por día (para otros usuarios, ningún usuario almacenará toda la Internet, ya que usted no puede predecir lo que consultará mañana). La computadora, probablemente puede responder a, en orden de magnitud, más consultas que las que un usuario promedio puede proporcionar manualmente. Entonces, un usuario particular que utiliza docenas o cientos de "búsquedas en línea" por día y también ejecuta un cliente que admite la red, esperará no solo que no tenga que pagar, sino que gane, ya que estará abasteciendo a otros, proporcionando más de lo que consume. Pero también tendremos usuarios más exigentes, de modo que, por ejemplo, consuman los servicios de búsqueda automáticamente en grandes cantidades. Dichos usuarios deberán pagar y probablemente no acaben llegando a un punto de equilibrio. Es un juego de suma cero, pero el dinero fluye de las grandes entidades a las más pequeñas.

    De acuerdo, describimos un sistema en el que se puede escribir una consulta y "preguntar en Internet", y el motor devuelve una respuesta, junto con un sistema económico que admite la producción, fijación de precios, envío y arena (ágora) de algún conocimiento (el conocimiento del texto en la web). Ahora comienza a sonar como un ejemplo de economía del conocimiento.

    Si nos detenemos aquí, en realidad no contribuimos mucho: tendremos un motor de búsqueda mejor y más descentralizado que da a muchos usuarios algunos ingresos, pero la vida continuará más o menos igual. La búsqueda, tal como la conocemos, no es diferente de buscar en una página web con Ctrl-F junto con un diccionario. Eso es lo que usa Google más o menos, Ctrl-F es Internet con un tesauro abierto. Pero sacar una economía del conocimiento tiene muchas más posibilidades. Es importante destacar que nos gustaría incorporar a nuestra economía del conocimiento un conocimiento más profundo y más significativo que "esas palabras o sus equivalentes se mencionan en ese sitio web".

    En última instancia, nos gustaría subir muchos (si no la mayoría) de nuestros pensamientos, opiniones e intelecto a Internet. Nosotros ya lo hacemos, pero todo lo que los motores de búsqueda saben hacer es usar Ctrl-F y un diccionario, es decir, operan a un nivel muy superficial, ni siquiera llegan a una "comprensión superficial". Pero el conocimiento que la gente realmente busca nunca es de esta manera. No buscamos documentos que contengan ciertas palabras, sino documentos que respondan nuestras preguntas. Del mismo modo, no buscamos profesionales que todo lo que saben hacer es buscar en Internet, ya que cuando buscamos profesionales, esperamos de ellos una comprensión profunda de su tema de especialización, y no su capacidad de mencionar un montón de palabras. De lo contrario, lo haríamos suficientemente bien con Google y ya no necesitaríamos profesionales.

    Nos gustaría tener una economía de conocimiento electrónica futurista de todo esto. Para arrojar una luz más amplia sobre el tema (y dejando de lado para este post toda la parte monetaria de la economía, las características monetarias que Agoras apoyará), una economía no puede existir sin una sociedad, ya que es inherente a ésta. Como era de esperar, todos los economistas se consideran a sí mismos como un tipo de científicos sociales. A diferencia de la física, la economía depende y no puede definirse sin conceptos que existen puramente en la imaginación humana. El principio que produce este estado de economía es simple pero muy profundo: no podemos tener una economía sin una valoración subjetiva (o "función de utilidad"), es decir, la capacidad de decir "Prefiero esto sobre eso". Puede pensarlo como el sabor: algunos prefieren el chocolate al helado, mientras que algunos locos prefieren el helado al chocolate. Incluso podrían estar dispuestos a pagar precios diferentes. En la línea de fondo, se trata de sistemas de valores éticos en el sentido amplio, definiendo lo bueno y lo malo, lo mejor y lo peor. Que de hecho no son términos físicos, sino que existen puramente en nuestra imaginación, y esto no los hace menos importantes.

    Permítanme dar un ejemplo (realmente) sencillo de una característica de un conocimiento económico que se puede aplicar sobre Ágoras gracias a su infraestructura subyacente de Tau, dándole acceso a un conocimiento significativo. Supongamos que hay algún instituto o facultad de filosofía que tomó la dura misión de formalizar libros de filosofía completos en un lenguaje tau-comprensible. Es posible que quieras enviar preguntas y al obtener las respuestas, debido a que se basan en su costosa propiedad de base de datos, tengas que pagar. Luego, se puede declarar esta información, a través de la plataforma, para que sea privada, y para incorporarla en ciertas conversaciones solo mediante suscripción de pago.

    Cada uno de nosotros es un instituto de investigación de algo que presenta un conocimiento único. Tal conocimiento debe tener un valor económico directo, es decir, una transacción de conocimiento-dinero.

    De acuerdo, también necesitamos una "sociedad del conocimiento" para que sea el marco en el que vive nuestra "economía del conocimiento". Tocaremos varios aspectos en los que es necesario, pero sigamos nuestra ruta y hablemos sobre la capacidad de cambiar. Una economía, es un juego, y es altamente indeseable no poder cambiar las reglas del juego a lo largo del tiempo, que es nuevamente una opción social y que depende en gran medida de los valores éticos. Solo la sociedad decide las nuevas reglas económicas (y sociales), ya que de lo contrario técnicamente no va a suceder. Pero, ¿qué significa "cambiar la economía" o "cambiar la sociedad"?

    Significa mucho, pero no nos importa. Somos personas conectadas. Nuestro conocimiento, sociedad y economía, Tau y Agoras, son programas de ordenador. Entonces, la pregunta "¿qué significa cambiar la economía / sociedad?" desemboca en un concepto práctico muy claro: una red descentralizada que cambia su propio código.

    Cambiar su propio código, como suena, es algo delicado, tanto por la práctica como por el diseño, tanto por razones técnicas como sociales. El viejo tau consideraba solo el aspecto técnico (e incluso de una manera equivocada), y descuidaba el aspecto social. De hecho, hay preguntas de las que no sabemos dar una respuesta previa, ya que no hay una respuesta concreta, por ejemplo: ¿quién puede cambiar las reglas (en un entorno descentralizado)? No hay una respuesta perfecta para esta pregunta, y cada solución sufre de importantes desventajas, sin embargo, como no hay otra manera, los usuarios tendrán que decidir qué solución parcial consideran mejor. Entonces, el "modelo de gobernanza" tendrá que ser decidido en última instancia por los usuarios, y ese es uno de los beneficios de comenzar la plataforma de discusión de forma centralizada, el alcanzar un consenso amplio y asistido por la máquina sobre la naturaleza de la red descentralizada desde su inicio.

    Pero aparte de "quién cambia las reglas", hay muchos aspectos sociales en el proceso de cambio que requieren atención y tienen buenas soluciones. Para conocer algunos de esos aspectos, consulte el blog anterior (por ejemplo, "quién vota" versus "quién decide qué votar", una pregunta que no tiene sentido dada nuestra solución, ya que no hay posibilidad de voto).

    Un núcleo auto-corregible, es el Tau, como también se explica en la última publicación. Después de que tengamos la capacidad de cambiar, podemos proceder a una economía de conocimiento electrónica en evolución. Así que cubrimos dos pasos en nuestro camino hacia abajo: del mercado del conocimiento al cambio, es decir, de Agoras a Tau. Sigamos retrocediendo a través de la colaboración (Beta), la discusión y el conocimiento (Alfa) y el lenguaje (TML). Lo haremos en breve.

    La colaboración, como "cambio" anterior, significa mucho, pero no nos importa, ya que somos personas conectadas. Colaborar significa hacer algo juntos, y lo máximo que podemos hacer en el mundo de la informática es ejecutar un programa. Cualquier red p2p es una forma de colaboración: ejecución coordinada de código. En Tau utilizaremos las capacidades de traducción de TML para convertir la especificación de los programas al código de los programas de forma automática, y gracias a eso, construir y ejecutar un programa en conjunto, se reducirá a discusiones, mejoradas con la capacidad de convertir la lógica en código, ejecutarlo y coordinar su ejecución entre las partes.

    De aquí a las discusiones. Para acordar qué código ejecutar (o incluso organizar las opiniones de un grupo grande), qué nuevas reglas establecer, y para tener realmente una sociedad de conocimiento electrónica, y para formalizar el conocimiento en un proceso humano-conveniente, y para tener todo esto de forma efectiva en una escala muy grande (millones o más de usuarios), necesitamos discusiones que escalen. Y para este tema no tengo más remedio que referirme nuevamente a la última publicación de blog.

    Hemos profundizado hacia los conceptos fundamentales del conocimiento en sí, y un lenguaje que es aún más fundamental que el conocimiento. Nuestra sociedad / economía del conocimiento puede ser más fructífera que en el mundo actual, solo si la máquina tiene acceso al significado de las cosas dichas, y no únicamente a cómo están escritas. Creamos el Internet de lenguajes, permitiendo a los usuarios definir nuevos lenguajes de representación del conocimiento (que podrían estar muy cerca de los lenguajes naturales), y haciendo que un conjunto cada vez mayor de documentos se vuelvan más comprensibles para la máquina (sin hablar del constante crecimiento en número de documentos) TML y el Internet de lenguajes admitirán de forma amplia más tipos de lenguaje que la simple representación del conocimiento, pero eso sería suficiente por ahora.

    En esta publicación destacamos más la parte superior de la pirámide y menos su parte inferior, a diferencia de la publicación anterior. Espero que haya sido útil de alguna manera. ¡Gracias por leer!